Hasta ahora, el grupo Volkswagen había tenido a la justicia de cara en España al haber ganado todas las reclamaciones presentadas por afectados del ‘dieselgate‘. Pero la multinacional alemana acaba de sufrir el primer revés al ser condenada por un juez de Valladolid a pagar una indemnización a un afectado por el fraude en lasemisiones de los motores diésel.

El titular del Juzgado de primera instancia número 12 de Valladolid ha condenado a Volkswagen Audi España a pagar una indemnización de 5.006 euros al propietario de un Audi Q5 Quattro, que compró por 50.0065 euros. El juez acepta únicamente una de las peticiones del demandante, la referida a una compensación por los daños y perjuicios ocasionados por la marca Audi al haber ocultado la trampa instalada en el coche, pero rechaza la solicitud de que la compañía le diera un vehículo nuevo igual o superior.

Para el juez, la conducta de Volkswagen infringe “los deberes de buena fe en el cumplimiento de las obligaciones que le son propias como vendedora del producto y afecta a la confianza del consumidor, por el engaño a las autoridades de control y al público en general”. Además, estima que “se trata de una actuación en masa, que afecta a una generalidad de consumidores, que implica un engaño a las autoridades de control, que conlleva la infracción de normas básicas de regulación del sector (la homologación previa) y que tiene incidencia en un bien público como es el medio ambiente”.

La cuantía de la indemnización, de 5.006 euros, es muy similar a la de 5.000 euros por afectado que prevé el acuerdo de Volkswagen con los consumidores y la justicia en Estados Unidos, que suma casi 14.000 millones de euros y que acaba de ser ratificada.

El abogado que representó al demandante de Valladolid, Carlos Martín Soria, ha asegurado a Europa Press que hasta ahora los europeos eran “ciudadanos de segunda” pero con la actuación de la justicia “se da respuesta al mayor escándalo automovilístico de los últimos tiempos”.

El periodico